Homepage Mac Com Mseffie Assignments Beowulf Epic Html Tags


Por lo general se suele afirmar que Beowulf es el primer gran poema ...... más de lo que puede advertir concientemente por la firme y elegante operación de.

Godden, Malcolm y Michael Lapridge (eds.) The Cambridge Companion to Old English Literature. Cambridge: Cambridge University Press, 1991.

Beowulf FRED C. ROBINSON Por lo general se suele afirmar que Beowulf es el primer gran poema narrativo en lengua inglesa. Este relato heroico de 3.182 versos trata sobre un hombre y su pueblo en tierras del norte de Europa, durante el período en que los precursores germánicos de los ingleses aún se encontraban migrando hacia Gran Bretaña. El poema está fuertemente vinculado a las raíces germanas de la nación inglesa y expone las cualidades de los ingleses antes que el idioma y la tradición literaria quedase tan entremezclada con la cultura francesa, la clásica y otras no germánicas. El estilo y el metro de Beowulf es esencialmente el mismo que poseen otros poemas germánicos tempranos como el Hildebrandslied i del período Old High German ii y el antiguo poema sajón Heliand; iii además, muchos de los personajes e incidentes a los que poema alude tienen referencias en la obra de otros escritores germánicos tempranos del continente. De hecho, aunque frecuentemente se lo ve como la primera gran obra maestra de la literatura inglesa, desde otro punto de vista puede decirse que gracias a su amplia escala, su estilo refinado y su elevado tema, Beowulf es también la principal gloria de la poesía germánica temprana en general. No obstante, este poema de estilo tradicional sobre héroes germánicos está narrado por un inglés desde su perspectiva local. A diferencia de las figuras de la edad heroica descriptas en Beowulf, el poeta es un cristiano cuyos horizontes intelectuales se expandieron para incluir no sólo las enseñanzas bíblicas sino también los conocimientos del amplio mundo de la cultura cristiano-latina en general. Probablemente haya tenido un incipiente sentido de britanicidad o al menos una gens Anglorum, como Beda había descripto a los ocupantes germánicos de Gran Bretaña. Esta nación inglesa era una población germánica la cual, junto con otras culturas, había comenzado recientemente el proceso de asimilación que, una vez completo, los convertiría en ingleses. El poeta presenta los esfuerzos y las victorias, las ceremonias y alianzas de Beowulf y su pueblo desde el punto de vista de un germano así como también desde el de una persona alejada de los acontecimientos del poema tanto por el Mar del Norte como por un golfo entero de tiempo y cambios intelectuales. Su poema es una larga reflexión sobre la cultura germánica hecha una vez que los ingleses han aceptado sus orígenes y a los cuales aún se sienten íntimamente ligados a pesar de su incipiente transformación. Es importante tener presente esta perspectiva que el poeta expresó en su materia, dado que el lector promedio de literatura inglesa suele llegar al Beowulf con la ingenua esperanza de que leer este poema lo pondrá frente a frente con el inconciente colectivo de la cultura inglesa, que le permitirá sentir en carne propia lo fundamental, lo primordial y lo poderosamente primitivo que hay en el mismo. Pero la experiencia es mucho más compleja que eso ya que los anglosajones mismos que escribieron y leyeron el Beowulf se encontraban explorando su inconciente cultural mediante el retorno a sus oscuros orígenes en una era mucho anterior a la suya. Si la lectura de Beowulf supone una exploración de nuestro yo primitivo, quien nos conduce es un refinado y reflexivo poeta cristiano-anglosajón cuya i El Hildebrandslied o Cantar de Hildebrando es la obra más antigua en lengua germánica que se conoce. Sobrevive en un manuscrito cuya composición se cree que data del 800 d.C. El poema trata sobre el inevitable enfrentamiento entre el legendario héroe Hildebrand y su hijo. [N. del T.] ii El Old High German o Antiguo alto alemán es el período temprano de la lengua germánica. Suele ubicárselo entre los años 500 y 1050 de la era cristiana, aunque algunos investigadores prefieren circunscribirlo al período 750-1100 d.C. iii Antiguo poema épico del siglo XII. Es el único texto que se conserva en Sajón antiguo o Antiguo bajo alemán. El relato presenta una imagen de Cristo como un rey guerrero sajón.

1

curiosidad acerca de los remotos orígenes de su gente quizá no sea muy diferente a la nuestra. Como muchos poemas del Old English i , Beowulf no lleva título en el único manuscrito que se conserva (Cotton Vitellius A. XV, Biblioteca Británica; el mismo fue copiado cerca del año 1000 d.C.), pero la mayoría de los eruditos concuerda en nombrarlo como al héroe cuya vida sirve de materia para el poema. Desconocemos el nombre del poeta que recopiló de la tradición los materiales para su relato y los dispuso en su forma final, así como tampoco podemos establecer la fecha en que compuso Beowulf. Durante la mayor parte de este siglo, el grueso de los especialistas coincidió en que el poema era producto del siglo VIII, período de florecimiento cultural en Inglaterra; sin embargo, recientes debates académicos han venido a trastocar este consenso y algunos estudiosos le han asignado al poema una fecha de composición posterior, aunque haya poco acuerdo en cuánto más tarde pudo haberse compuesto. Sea cuando fuere que el poeta haya vivido, lo seguro es que fue siglos después de los eventos descritos en Beowulf. Al efectuar una extrapolación de lo que es estrictamente fechable en el poema, podemos deducir que el héroe habría nacido a fines del siglo V d.C. y habría muerto a fines del VI. El poeta, cuando sea que haya vivido, veía los sucesos de esta vida desde una perspectiva temporal con siglos de distancia respecto a la acción de la obra. Las diversas personas cuyas vidas traza el poema se localizan en Escandinavia o en el norte de Alemania, las mismas regiones desde las cuales los anglos, sajones, jutos y frisones migraron a Inglaterra en los siglos quinto y sexto. Incluían a los daneses, suecos, francos, frisones y los gautas, el último pueblo que habitó lo que hoy es el sur de Suiza antes de que su reino cayese y fuese absorbido e integrado dentro de la más amplia nación sueca. Es irónico que la gran “epopeya” nacional de Inglaterra no mencione a un solo inglés, pero podemos suponer que desde una mirada anglosajona y retrospectiva sobre Escandinavia y el norte de Alemania en el siglo VI, las personas descriptas en el poema les habrían parecido muy cercanas a los ancestros de los ingleses, dado que Germania fue la madre de varias naciones e Inglaterra fue una más de su progenie. Aunque el foco del poeta esté en los gautas, ya que este es el pueblo del héroe Beowulf, hay en el poema un tratamiento equitativo de todas las naciones germánicas mencionadas, y todas parecen compartir una cultura más o menos en común. La historia no comienza en Gautlandia, donde Beowulf vive, sino en el cercano reino de Dinamarca. El poeta comienza haciendo hincapié en que la narración transcurre in geardagum “en días ya antiguos”, y nos asegura que la historia tratará sobre hombres nobles (æðelingas). Acto seguido, rastrea los misteriosos orígenes de la dinastía danesa antes de establecer el presente del poema, en el cual transcurre el reinado del danés Hródgar (una figura bien conocida para varios escritores escandinavos tempranos). Se nos cuenta que Hródgar había disfrutado de un reinado glorioso y corona su éxito erigiendo una espléndida sala, construcción que nombra Heorot (venado), la cual se convierte en el centro gubernamental y ceremonial para el reino. (Gracias a otras construcciones escandinavas análogas podemos deducir que la ubicación del Heorot se encontraba en la actual localidad de Leire, a unas 15 millas al oeste de Copenhague). Todos los días el rey entretiene a su séquito en la sala hasta que un gigantezco troll ii llamado Gréndel iii , que habita una cueva

i

El término Old English, traducible como Inglés antiguo, puede designar tanto la lengua hablada entre el período de las invasiones (449) y 1066 como el período literario en el cuál las obras eran compuestas en dicha lengua. Para evitar confusiones se preservará el término en el inglés. ii Delimitar la especie a la que pertenecen Gréndel y su madre es uno de los problemas que enfrenta el traductor del poema. Ocurre que la palabra þyrs utilizada a lo largo del relato, designa un tipo de bestia semihumana de enormes proporciones y fuerza, pero designa tanto a las criaturas que en el folklore escandinavo se han dado en llamar trolls como a los ogros y gigantes. Luis y Jesús Lerate eligen traducir el término por ogro u ogresa, dado que según la tradición los trolls son exclusivamente seres de sexo masculino. iii La etimología del nombre Gréndel es bastante oscura. La palabra puede ser una derivación de grindan (moler, destruir) o estar conectada con la palabra grindil (tormenta) del nórdico antiguo, o quizá también con el vocablo Middle Engish gryndel (furioso). Es posible también que Gréndel sea una forma derivada de grund que significa fondo o suelo. En islandés, la palabra grande, cuyas similitudes fonéticas con el nombre del monstruo son evidentes, significa banco de arena, así como en el Bajo alemán, la palabra grand tiene una acepción que significa arena áspera. Ambos términos podrían estar relacionados con el hábitat de Gréndel en una laguna pantanosa emplazada en un terreno aciago.

2

inundada no muy lejos del salón real, enfurece a causa de los sonidos de armonía y felicidad humanas y emprende una serie de ataques nocturnos. Gréndel penetra en el edificio luego de que los hombres del rey se han retirado, secuestra y devora una treintena de sirvientes por cada ocasión. El rey se encuentra consternado. Sus sirvientes, impotentes. Ya que ningunos de sus esfuerzos en la defensa ni sus apelaciones a sus deidades paganas sirven frente al troll tan poderoso. Todos están confundidos acerca del origen del monstruo y de dónde ha llegado, pero el poeta nos informa que la criatura es un descendiente mal nacido del primer fraticida, Caín, y al igual que aquel sufre la ira del Dios cristiano. Luego de unos años el joven héroe Beowulf escucha del sufrimiento de Hródgar y decide viajar con catorce seguidores desde Gautlandia hasta el reino del Hródgar cruzando el estrecho de Kattegat, para ofrecerle ayuda en la disputa con Gréndel. El rey le da la bienvenida a Beowulf y a sus hombres con calidez y digna cortesía y acepta su oferta de luchar contra Gréndel. Sin embargo, un cortesano de espíritu ruin llamado Unferth cuestiona la aptitud del guerrero para pelear con el monstruo y lo menosprecia con una versión distorsionada de una proeza natatoria que Beowulf emprendió en su juventud. Con dignidad y vigor, el héroe entrega una aplastante réplica y hace referencia a sus logros anteriores, los cuales demuestran sus destreza en combate contra criaturas hostiles, relatos que Hródgar y los sus hombres oyen con gusto. Cuando culminan las festividades de la noche, el rey danés y su séquito se retiran, dejando a los gautas para que protejan la sala. A su debido tiempo, Gréndel emerge de su páramo e irrumpe a través de la puerta atacando con tanta rapidez que alcanza a matar y devorar a un guerrero gauta antes que Beowulf logre ofrecer resistencia. Pero el héroe reacciona y se pone en acción y ambos pelean encarnizadamente. Gréndel se da cuenta de que el apretón del héroe es demasiado poderoso para él e intenta escapar, pero Beowulf se las ingenia para arrancarle el brazo a la criatura antes de que se de a la fuga aullando aterrorizado. En el Heorot hay regocijo tras la victoria y algunos de los guerreros siguen el rastro sangriento de Gréndel hasta su hábitat acuático para autoconvencerse de que el monstruo ha muerto a causa de su herida. Regresan luego a celebrar el triunfo. Tanto en el regreso desde la laguna como en el salón un bardo o trovador alaba a Beowulf con canciones en su honor, y luego de festejar, el gauta se retira a un edificio separado de la sala para dormir. En el transcurso de la noche, los daneses que ocupaban el salón son sorprendidos por otro ataque salvaje, en esta oportunidad de la madre de Gréndel, quien secuestra al consejero principal del rey en venganza por la muerte de su hijo. Hródgar está desanimado pero Beowulf promete asesinar al monstruo o morir en el intento. Se dirige a la espeluznante laguna en que los trolls han vivido juntos y se zambulle hasta el fondo al tiempo que la ogresa bucea, lo atrapa y lo arrastra fuera del agua hasta su cueva detrás de una cascada. Los dos pelean salvajemente y Beowulf está a punto de ser asesinado cuando avista una espada gigantesca en una pared con la cual mata a la ogresa ydecapita a Gréndel, cuyo cuerpo yacía en la caverna. La sangre que emerge del cuerpo decapitado corre hasta el agua y asciende revolviéndola hasta la superficie donde se hallan los daneses y los gautas esperando el regreso de Beowulf. Suponen que Beowulf ha muerto pero el héroe se sumerge en la cascada y nada hasta la superficie trayendo consigo la cabeza de Gréndel y la empuñadura de la espada gigante, cuya hoja se derritió con la sangre ponzoñosa del monstruo. Nuevamente hay regocijo y Hródgar otorga suntuosas dádivas a Beowulf y a sus hombres y luego, como último obsequio, le dirige un largo y sabio discurso al héroe, alabando sus hazañas y advirtiéndole de los peligros de la arrogancia y la avaricia. Welto, la reina de Hródgar, entrega a Beowulf una preciosa torques o collar de oro del cual se dice que está destinado a ser extraviado en una desastrosa campaña gauta a tierras francas en el futuro, cuando el rey de Beowulf (al cual el héroe probablemente le ha dado el collar) caerá en batalla portando el tesoro. Esta premonición sobre los eventos desastrosos que sufrirán los gautas se equilibra por medio de menciones previas a los desastres que también acosarán a los daneses en el futuro, cuando luchas internas culminarán con el incendio del Heorot y con nuevas pugnas dinásticas. Es algo típico del método narrativo que el poeta Véase “Grendel”, en: Beowulf in Cyberspace. (en inglés). Consulta: 26 de marzo de 2009.

3

debilite el momento de victoria suprema del héroe señalando que la desgracia y el desastre llegarán sin importar con cuanto éxito peleen los hombres contra las fuerzas malignas, y a su vez deja al lector con la sensación de que incluso los sucesos más rutilantes en el mundo heroico se oscurecen con la perspectiva de las inapelables tragedias que se hallan en puerta, con la sensación de que hay una fatalidad implacable. Beowulf y los suyos regresan a Gautlandia y son recibidos cálidamente por su tío, el rey Hyglac. Las hazañas del joven héroe le han traído gloria a la estirpe gauta y los suntuosos obsequios que Hródgar le ha dado –los cuales entrega a su rey y reina– son evidencia palpable de su elevada reputación. En un extenso monólogo, Beowulf ejercita un informe detallado de lo que ha logrado en Dinamarca al pelear con Gréndel y su madre ogresa. Esta detallada recapitulación de lo que se nos acaba de contar nos permite por primera vez hacernos una idea de la personalidad y el modo de pensar del héroe gracias a su forma de contar la historia y por los detalles que omite en el recuento a su rey (como la breve discordia con Unferth) y los que agrega (como su pronóstico sobre el resultado de una alianza matrimonial que según él planea Hródgar). Todo ello revela la generosidad del héroe, su perspicacia y buen juicio. A continuación de su informe se ofrece otro banquete suntuoso y luego el rey otorga bastas tierras a su heroico sobrino y lo eleva a una posición sólo inferior a la suya en la nación. A estas alturas –a unos dos tercios del relato– aparece el rasgo más extraordinario en la narración del poema. El poeta cuenta en una sola oración que Hyglac muere en combate, al igual que su hijo y sucesor, y Beowulf asciende al trono para gobernar por cincuenta años, hasta que un dragón de fuego comienza a reducir a cenizas el reino gauta. Esta oración nos propulsa con extraordinaria prontitud desde el día del reconocimiento de Beowulf por sus triunfos juveniles hasta prácticamente el último día en su larga vida. Esta marcada yuxtaposición de inicio y final hace que el poema se asemeje a un díptico del alzamiento y caída del héroe y sugiere poderosamente que hasta una vida tan larga como la de Beowulf es cosa de fugaz brevedad. Pero la impresión de que el poema sólo permite el acceso a los juveniles inicios heroicos de Beowulf y a su último día es una astuta ilusión creada gracias al método narrativo del poema. De hecho, se nos cuentan muchos de los sucesos en la vida del héroe durante el período comprendido entre su temprano ascenso y consagración hasta su último y fatal encuentro con el dragón. Esta información es provista en una red de digresiones y flashbacks que impregnan la última parte del poema. Nos enteramos que siempre fue un defensor incondicional de la tierra natal en las batallas a las que fue su nación bajo el mandato de Hyglac y su sucesor, así como también lo fue durante su propio reinado. Nos enteramos de que acompañó a Hyglac en un salvaje y mal aconsejado asalto en tierras francas, donde el rey gauta cayó y perdió su ejército pero fue vengado por Beowulf que salvó el honor de los gautas con su valor. (Este asalto, al cual se hizo alusión cuando Beowulf recibió el collar de parte de la reina Welto, está documentado y fechado aproximadamente por Gregory de Tours en su Historia Francorum, escrita a fines del siglo VI d. C. y en otros historiadores contemporáneos pero no hay mención por parte de los mismos de un héroe como Beowulf, quien parece haber sido una figura ficcional o legendaria que el poeta insertó en su obra). También se nos habla de la activa participación de Beowulf en las guerras contra el poderoso reino sueco, de su servicio como una suerte de regente y protector del joven rey Hérdred, quien sucede a Hyglac, y de su eventual aceptación del trono gauta cuando queda claro que nadie más tiene la fuerza para guiar la nación exitosamente en el hostil y amenazante mundo del norte germánico. Casi al final de los cincuenta años de Beowulf como rey, un fugitivo del reino gauta hace enfadar a un dragón por robarle un cáliz de oro de la reserva que el monstruo custodia. Enardecido, el dragón surca los cielos exhalando fuego. Una gran parte del reino, incluyendo la sala real, se convierte en cenizas y se nos dice que el dragón no pretende dejar nada con vida en el reino. Las noticias de la devastación llegan a oídos de Beowulf, quien entiende que es el único en el reino con experiencia suficiente en la lucha contra criaturas sobrenaturales y declara que confrontará al dragón e intentará matarlo para salvar el reino. Acompañado por uno de sus jóvenes parientes –Wíglaf– y otros diez guerreros gautas, Beowulf parte para encontrar la guarida del dragón. Luego de ordenarles que se queden a su lado, Beowulf desafía al dragón a salir de su madriguera y la pelea se desata. Los guerreros huyen espantados y Beowulf queda al borde de la muerte cuando su sobrino Wíglaf regresa para auxiliarlo. Entre ambos finalmente matan al dragón, pero Beowulf ha recibido

4

una herida fatal. Él expresa su esperanza de que el tesoro custodiado por el dragón sirva a su pueblo cuando él se haya ido. Luego, se despide de Wíglaf, de su nación y muere. Su alma, nos dice el poeta, parte para ser juzgada junto a la de aquellos que son firmes en la verdad, frase ambigua que puede significar cualquier cosa, desde un tipo incierto de vida post-mortem para hasta referirse simplemente a la fama que los héroes disfrutan en el recuerdo de los hombres que dicen la verdad. Wíglaf reprende a los diez súbditos cobardes y predice que una vez que su cobardía se conozca en el extranjero los enemigos cercanos a los gautas no durarán en atacar, ahora que el poderoso Beowulf ya no está para proteger la nación. Otros también predicen la inminente caída de la nación en medio de reminiscencias siniestras de las guerras en que han provocado el odio de sus vecinos. Se prepara una pira y el cuerpo de Beowulf es cremado en una típica ceremonia pagana. Una mujer de edad avanzada se lamenta ante el fuego funerario y predice otra vez que Gautlandia pronto será conquistada y las mujeres raptadas. Diez días después tiene lugar una nueva ceremonia. Las cenizas de Beowulf son enterradas en un espléndido túmulo funerario que ha sido preparado en un alto promontorio visible para los navegantes y que se ha dado en llamad “Madriguera de Beowulf” (Beowulf’s Barrow). Todo el tesoro del dragón es conferido al túmulo con el héroe y doce nobles pasean sus caballos alrededor del santuario, cantando alabanzas al rey muerto. La atmósfera al final del poema es una mezcla de respeto reverencial por el glorioso héroe, triunfador en grado sumo aún en la muerte y de desesperación rodeando la nación, cuyo inevitable sino ha sido predicho con insistencia a medida que el poema se ha acercado a su final. Puede que este resumen de los contenidos de Beowulf insinúe algo del poder sincrético del poema, su sorprendente refundición de historia y fantasía, solemnidad y horror. En su mayoría, los personajes parecen haber sido sacados de la historia, figuras destacadas de alguna lejana aristocracia guerrera; los adversarios monstruosos que los amenazan, por otra parte, son creaciones pesadillescas de la antigua demonología del norte. Lo que conocemos sobre las fuentes del poema confirma que éste es el caso. Conocemos muchos de los personajes humanos del poema por fuentes aparte del Beowulf. 1 El rey Hródgar, por ejemplo, es un personaje destacado en las antiguas sagas islándicas, la obra latina Historia de los daneses de Saxo Grammaticus, en la lista de reyes de Escandinavia llamada Langfeđgatal, y en otros sitios. Skyld, el ancestro de Hródgar, es tan bien conocido para las genealogías reales de los anglosajones como para las de los escandinavos, y su sobrino Hródulf tiene toda una saga i dedicada a él –la Hrófssaga Kraki–. Muchos de los personajes de la obra también se mencionan en el Widsid, por lo cual suponemos que la audiencia de Beowulf traía consigo conocimientos sobre estos personajes adquiridos aún antes de escuchar el poema. Hyglac, el rey de Beowulf, se halla bien documentado en obras históricas y semi-históricas latinas, incluyendo una que se escribió, aparentemente, en Inglaterra (el Liber monstorum). Por momentos estas fuentes externas a Beowulf nos ayudan a completar el sentido de las oscuras alusiones del poema. Por ejemplo, la reina de Hródgar expresa repetidamente su preocupación sobre el futuro de sus dos hijos y sus atribuladas esperanzas de que su sobrino Hródulf le sea fiel a la familia real y sus descendientes cuando Hródgar muera. A partir de las fuentes escandinavas que nos quedan podemos deducir que Hródulf destronó y asesinó al hijo y sucesor de Hródgar y luego tomó el trono. En forma similar, la predicción de Beowulf –dicha durante el largo discurso a Hyglac tras regresar a Dinamarca– comunica que el intento de Hródgar por lograr la paz con los hedobardos mediante un matrimonio será infructuoso. La misma quedó ratificada por los cronistas continentales, quienes describen cómo esa pretendida alianza culmina en guerra y asesinato. En efecto, los personajes de Beowulf han sido tomados de la historia o de leyendas históricas y el poema en verdad interactúa con algo de esa historia en su presentación narrativa. Beowulf mismo, sin embargo, no está registrado en ninguna otra fuente que no sea el poema. Como hemos visto, parece ser un personaje ficticio insertado en los sucesos de la historia de los gautas y daneses que le resultaban conocidos a la audiencia. Los principios de tal mezcla entre historia y fantasía se pueden detectar en la descripción i

Se conoce como sagas a un tipo de obras literarias surgidas en la Edad Media, normalmente entre los siglos XII y XIV. Son narraciones en prosa producidas principalmente en Islandia, de origen casi en su totalidad anónimo (aunque con notables excepciones). Tuvieron gran aceptación e influencia en lo que hoy son Islandia, Noruega, Dinamarca y Alemania.

5

del atraco fallido que puede encontrarse en el presuntamente inglés Liber monstorum (cuya fecha de composición ha sido establecida varias veces, desde mediados del siglo VII hasta mediados del VIII). 2 Allí se dice que el propio rey Hyglac era de tan grandes proporciones que la gente podía ver desde largas distancias sus enormes huesos en el Rin. En la posterior tradición de las sagas islándicas, Bodđvarr Bjarki de la Hrófssaga y Grettir el vigoroso de la Grettisaga tienen atributos legendarios en común con Beowulf. Pero el héroe sólo recibe proporciones épicas y solemnidad en el poema anglosajón. Cuando pasamos de los personajes humanos a aquellos que son de la misma calaña que Gréndel, el dragón y otros elementos demoníacos en Beowulf, vemos que el poeta los extrae de fuentes muy diferentes a los anteriores. Muchos de los términos utilizados para describir a Gréndel, por ejemplo eoten, þyrs o ylfe, provienen directamente de la demonología pagana de los germanos, pero el poeta también extrae los conceptos cristianos del mal, asociando al monstruo con el demonio y el infierno. Parece haber una doble perspectiva en semejante caracterización: para los personajes paganos del poema, Gréndel es un monstruo fuera de su sistema mitológico germánico; para el poeta cristiano y su público se entiende que la criatura es una verdadera manifestación del mal tal y como la comprende el cristianismo. Se describen dos dragones en el poema, uno es el que asesina Sigmund i , cuya proeza narra el bardo en la corte danesa. Dicho dragón es bien conocido en las leyendas germánicas fuera de esta obra; el dragón que liquida Beowulf al final de la narración parece ser en buena parte el mismo tipo de criatura. Al menos algunos anglosajones siguieron creyendo en la existencia de dragones ya bien entrado el período post-cristiano, puesto que la Crónica anglosajona establece en la entrada del año 793 que “se avistaron dragones de fuego volando” sobre Northumbria. Pero la mayor parte de las alusiones a los dragones se encuentran en la literatura legendaria, tanto pagana como cristiana y en la tradición popular, como ocurre en la Maxims II del Old English, la cual establece que “un dragón se encuentra en una cueva, antiguo y regodeándose con su tesoro” (26–27). El tema de Beowulf sugiere, entonces, que el poeta, cuya mente está bien abarrotada con la imaginativa literatura del los tempranos pueblos germánicos y posee un control bastante sólido de la historia de Germania en los siglos quinto y sexto, ha combinado las dos, otorgándole peso y un trasfondo histórico a la leyenda de criaturas extraordinarias que son hostiles a la humanidad y a la de un poderoso héroe que se atreve a desafiar a los monstruos malignos. Él héroe no es sobrenatural, aunque se nos dice repetidamente que es el hombre vivo más fuerte “en aquel momento de su vida”. A que su fuerza física es tan grande, las espadas tienden a romperse bajo el poder de su brazo y su estilo de pelea más fructífero es con sus manos, como cuando aplasta la vida de Dæghrefn en venganza por la muerte de Hyglac o cuando pelea con Gréndel y le amputa su brazo. Pero los poderes de Beowulf tienen límites. Él se queja de que no pudo sujetar al ogro lo suficiente en la sala para que Hródgar lo viera; el monstruo fue demasiado fuerte para él y huyó. Casi lo mata la madre de Gréndel en la cueva acuática, y cuando se alista para enfrentar al dragón explica a modo de disculpas que debe llevar una armadura especial dado que no puede hacer frente a una criatura tan peligrosa sin tomar medidas excepcionales para protegerse; inclusive, el resultado muestra que fue incapaz de sobrevivir a las heridas inflingidas por el dragón. El poeta parece sugerir que hasta el mejor de los hombres, aunque sea muy fuerte e increíblemente valiente, es proclive a caer ante las fuerzas del mal, las únicas que disfrutan de poderes sobrenaturales auténticos. Más allá de las dimensiones históricas y legendarias de Beowulf hay un tercer ingrediente importante en la narrativa, y este es la atmósfera religiosa. Cómo retratar las creencias religiosas de sus personajes era un reto difícil para el poeta por la mismísima osadía de haber seleccionado héroes pagano-germánicos como materia prima. Los anglosajones comenzaron a aceptar el cristianismo recién hacia fines del siglo VI, y a lo largo de la era anglosajona el paganismo era una amenaza contra la cual los predicadores clamaban y los reyes con su séquito luchaban. Cuando el poeta de Beowulf comienza a i

Sigmund es el rey franco padre de Sigurod o Sigfried, el protagonista del Cantar de los Nibelungos y de la Saga Volsunga. Sigmund fue el único de breve príncipes que logró extraer la espada que Odín había clavado en un árbol sagrado. Su historia fue adaptada por Richard Wagner en La valquiria, segunda parted e la famosa tetralogía de óperas El anillo del Nibelungo.

6

mostrar lo admirables y a veces ejemplares que pudieron los sus ancestros no cristianos de su pueblo, él debe ser cuidadoso de no dar la impresión de alentar al regreso de las oscuras costumbres paganas de los germánicos. Debe celebrar la nobleza de Beowulf, Hródgar y Wíglaf sin hacer publicidad de sus respectivas creencias religiosas, las cuales cualquier anglosajón habría reconocido como paganismo germano. El poeta consigue resolver estos conflictivos requisitos con delicadeza en su selección y un énfasis cuidadosamente controlado. En primer lugar, se aclara que su propia fe es fuertemente cristiana. Habla del auténtico Dios y del demonio y hace alusiones específicas a sucesos bíblicos tales como lal inundación, el Juicio Final y el asesinato de Abel a manos de su hermano Caín. Los personajes del poema, por otro lado, nunca mencionan las tradiciones cristianas ya que no tenían disponible esta información. En su lugar se permiten ciertas prácticas paganas como la cremación de sus muertos, la lectura de portentos y el entierro de bienes con los difuntos en fastuosas tumbas, todas ellas prácticas a menudo prohibidas con severidad por los escritores cristiano-anglosajones. En un pasaje cercano al inicio del poema se nos dice explícitamente que los daneses en el reino de Hródgar idolatraban a sus dioses en santuarios paganos sin saber que los ídolos que veneraban eran producto del diablo cristiano. Semejante alusión directa al paganismo de los personajes no podía ser enfatizada demasiado, ya que una audiencia anglosajona se habría sentido incómoda otorgándole su compasión a personajes –incluso héroes– que eran retratados como paganos en forma prominente. Entonces, tras esta referencia directa de los versos 175-188 a esos ritos, el poeta vira sus alusiones hacia las creencias de los personajes germanos. No se niega su paganismo; a lo largo del poema escuchamos de sus impías ceremonias fúnebres, de su convicción acerca de la venganza y la fama como los objetivos más perseguibles, de su creencia en el poder de los dispositivos totémicos, como las imágenes de jabalíes en sus yelmos que protegerían a los guerreros de las heridas. Pero el poema no los describe dirigiendo sus plegarias a Odín o llevando a cabo rituales paganos que habrían desconcertado a la audiencia cristiano-anglosajona del poema. En su logar, se colocan en los discursos alusiones al Todopoderoso (se ælmihtiga), el antiguo creador (ealdmetod) o el soberano (wealdend). Ocasionalmente, los personajes usan la palabra dios i , pero debemos recordar que este vocablo, tanto entonces como ahora, era un término genérico para cualquier deidad así como también un término especializado que se podía usar para hacer referencia al Dios cristiano. En el pasado, editores y traductores de Beowulf han hecho un flaco servicio a los lectores al poner en mayúsculas la primera letra de esta palabra cada vez que aparecía, sugiriendo que siempre refería al Dios cristiano. Así sólo lograban dar la impresión de que los paganos aludían a una deidad que jamás podrían haber conocido. El manuscrito original de Beowulf no ofrece dicha palabra con mayúscula inicial; la tradición de rendir honores a la deidad cristiana de esta forma se introdujo mucho después del período anglosajón. Lo más aconsejable es que el lector moderno de Beowulf ignore las mayúsculas que los editores ponen a dios y que permitan que el contexto determine si se está haciendo alusión a la deidad cristiana o a algún dios pagano vagamente conocido. El poeta tiene claro en su mente el estado religioso de sus personajes: estaban privados de la revelación que los misioneros llevarían a los ingleses en siglos posteriores. Cuando hablan de alguna deidad sólo pueden referirse a una concebida por su inteligencia pre-cristiana. El poeta no los representa como cristianos, una distorsión que habría parecido absurda para cualquier anglosajón inteligente. Vale la pena insistir en este punto porque es central para el mayor de los propósitos de la escritura de este poema. El poeta vive entre gente cristiana cuyos ancestros, se sabe, no lo fueron. Los maestros cristianos entre los anglosajones sostenían con frecuencia que los antepasados de la nación debían ser olvidados precisamente por desconocer la revelación cristiana y, por lo tanto, estar más allá de la salvación. Pero los anglosajones también eran personas que se enorgullecían de su herencia y que sabían que sus ancestros habían demostrado valor y conseguido fama durante la edad heroica en Europa. “¡Oíd! Yo conozco la fama gloriosa/ que antaño lograron lo reyes daneses” dice el poeta en los veros iniciales de Beowulf, y continúa con “los hechos heroicos de nobles señores”. i Y luego comienza a i

God en el original en inglés. Para los fragmentos del poema se utiliza la traducción de Luis y Jesús Lerate. Beowulf y otros poemas anglosajones. Madid: Alianza Editorial, 1994. i

7

celebrar las virtudes y logros de los hombres de antaño. Las victorias de Beowulf sobre sus adversarios, monstruos y humanos por igual, son objeto de alabanza para el poeta y los personajes del poema. Durante la narración de las guerras entre gautas y daneses en la última parte de Beowulf, el valor de los reyes y guerreros se exalta en ambos lados. Se celebran la lealtad y la generosidad y varias veces en el poema se nos dice que el comportamiento de estos ancestros heroicos es paradigmático incluso para la audiencia cristiana. “Así ha de obrar un joven”, comenta el poeta al describir la generosidad del príncipe danés; “Así debe obrar un hombre que en combate pretende conseguir fama duradera”, se dice al hacer el balance del valor y la determinación de Beowulf en su lucha contra a madre de Gréndel. “Alcanzó su destino pleno”, dice Wíglaf del héroe caído; “De todos los hombres alrededor del mundo él fue el guerrero más valeroso”. Y aún así, a pesar de la nobleza y las hazañas prodigiosas de los reyes y guerreros en Beowulf, existe una melancolía subyacente entremezclada con la admiración por los héroes así como nostalgia por el tiempo pasado. Una y otra vez a lo largo de la narración, el poeta deblita la atmósfera de exaltación con pronósticos de los desastres venideros. Como advertimos más arriba, cuando la esposa de Hródgar le coloca el magnífico collar a Beowulf en reconocimiento por su estupendo triunfo sobre Gréndel y su madre, el poeta comenta sombríamente que dicho tesoro se perderá cuando el ejército gauta se encuentre con su némesis en Frisia. ii Luego de describir el edificio de la magnífica sala Heorot, el poeta dice que con el tiempo será consumido en las llamas de un conflicto intestino, por lo cual la salvación de la sala ante el ataque de Gréndel, lo cual está a punto de ser relatado, se debilita antes de que se nos la cuente. Beowulf se enorgullece del fastuoso tesoro conseguido para su pueblo cuando da su vida para derrotar al dragón, pero en un último gesto desalentador sus súbditos entierran el tesoro con su cuerpo y se nos dice que la nación enfrentará su desaparición en manos de enemigos circundantes. Dejando de lado esas técnicas narrativas con insinuaciones y profecías tenebrosas, hay un tipo de tristeza más sutil que prevalece en el poema. Incluso mientras se describen las hazañas de la edad heroica, constantemente se nos advierte que esta gente, no por culpa suya, ignora lo que se necesita para tener auténtica esperanza: la revelación cristiana. ¿Qué provecho puede sacarle un hombre al mundo conquistado si pierde su alma inmortal? Incluso el cristiano más ingenuo entre los anglosajones habría estado al tanto de esta dura realidad, la cual arroja una triste sombra sobre los triunfos y el esplendor de la existencia en la edad de los héroes. Beowulf y sus hombres, en términos de su propia cultura, perseveraron y prevalecieron: completaron su destino y obtuvieron fama imperecedera. Pero viéndolo desde una mirada más amplia, aunque no sea su culpa, les faltó lo más importante en la vida. De este modo, el poeta recuerda a su audiencia las deficiencias de sus ancestros con astucia, aún cuando los insta a sentirse orgullosos de los mismos: les otorga dignidad a los antepasados de su nación sin traicionar la fe cristiana. Al mismo tiempo, puede que haya cierto cuestionamiento discreto hacia el costado más duro de la enseñanza cristiana. Después de haber adiestrado sensibilidades a lo largo de 3.182 versos para reverenciar los logros de Beowulf y al personaje mismo, un lector debe preguntarse qué tan justo es ese credo que insiste en que semejante dechado de virtudes heroicas, aún sin ser responsable de sus “errores”, debe ser condenado por toda la eternidad. Cualquier cuestionamiento como este es sugerido con la más cuidada de las sutilezas y sin sugerencia alguna de que el poeta sea otra cosa que un cristiano devoto. Pero era un cristiano cuya pietas (antes que las hazañas de los hombres de antaño( sólo podría haberlo inducido a pensar con profundidad y en ocasiones a maravillarse algo riesgosamente quizá. Hasta ahora hemos tratado el contenido narrativo del poema. Debemos prestar atención a la organización y al estilo de Beowulf también, ya que en pocas obras poéticas el estilo es tan importante, hecho que convierte a Beowulf en un desafío notablemente complejo para el traductor. En primer lugar, la narración sigue en su mayor parte patrones fijos. Existe un elaborado balance entre las dos partes del poema, con Hródgar entrado en años y el joven Beowulf enfrentados en un conmovedor contraste con un Beowulf ya maduro y el joven Wíglaf en el cierre del poema. El contrate está subrayado por la distribución de fórmulas poéticas, con los epítetos de los ancianos que se aplicaron a Hródgar en la primera parte luego utilizados para referirse a Beowulf en la segunda, mientras que los epítetos del ii

Beowulf, v. 1195-1201.

8

joven héroe gauta recaen en el joven Wíglaf posteriormente. El patetismo del inexorable envejecimiento y decadencia se agrega de este modo al derrocamiento del héroe a manos del tiempo al final del poema. La misma interacción de frases formulísticas realza la audaz estrategia que usa el poeta al comenzar y terminar su obra con los obsequios del héroe, enmarcando así su poema dentro de un retablo de muerte y conmemoración. También hay reiteración verbal en ciertas escenas del poema. Durante los banquetes, tanto en Dinamarca como en Gautlandia, se ofrecen invitaciones corteses, se sirven aguamiel y vino, una dama real hace su entrada y pasa la copa, el rey se retira y así sucesivamente. Los discursos entre el rey y sus criados tienen un dejo de familiaridad y la descripción de la distribución de obsequios requiere un vocabulario establecido. El poeta Richard Wilbur registra la atenta percepción de un lector ante tal repetición en su poema 3 ‘Beowulf’: The queen brought mead in a studded cup, the rest Were kind, but in all was a vagueness and a strain Because they lived in a land of daily harm. And they said the same things again and again. i

Pero la reaparición de palabras y rituales en la obra sirve a un propósito importante: en la repetición está el orden. Las estructuradas vidas de los héroes ancestrales sugerida por la también estructurada dicción del poema era algo altamente apreciado en una era donde la costumbre, el orden y el rito prometían seguridad mientras que la espontaneidad y la novedad estaban llenas de riesgo. La civilización en Beowulf es el logro tan precioso como frágil de un pueblo rodeado por fuerzas hostiles, tanto monstruosas como humanas. La costumbre y orden el ofrecen a la sociedad algo de esperanza de poder controlar un mondo potencialmente caótico. “Él conocía los usos del séquito”, comenta el poeta con aprobación hacia el criado que se dirige al rey Hródgar con las formas apropiadas. Y a medida que el rey describe las relaciones ideales entre los daneses y los gautas, dice que actuarán “de acuerdo a las antiguas tradiciones”. Los reiterados recuentos de costumbres y rituales no son involuntarios, antes enfatizan lo que habría sido percibido como algo positivo por la audiencia de Beowulf. Además de repeticiones significativas también hay patrones de progresión climática en el poema, y uno de esos une toda la narración con un firme diseño de desafíos para el héroe que siempre aumentan. Cuando pone el pie en Dinamarca, Beowulf es desafiado sucesivamente por un guardia costero, por el sirviente de Hródgar, Wulfgar y luego, en un estridente intercambio de palabras, por Unferth. Él enfrenta cada uno de estos desafíos cómodamente y sale de cada uno con su inteligencia y diplomacia probadas y demostradas. Estos encuentros, no obstante, son sino preludios de la confrontación del héroe con Gréndel, el cual resulta en victoria luego de una batalla breve pero encarnizada. El reto de luchar contra la madre de Gréndel lo hace Hródgar luego de la horripilante descripción que el rey hace de la amenazante morada de la familia Gréndel. En la aceptación del reto Respondióle Beowulf, el hijo de Ekto: «¡No te aflijas, oh rey! ¡Cumple mejor Vengar al amigo que mucho llorarlo! Para todos nosotros un día se acaba la vida en la tierra, mas antes debemos cubrirnos de gloria: no hay cosa mejor para un noble guerrero después de su muerte. ¡Levántate ahora, oh señor de tu reino! ¡De la madre de Grendel el rastro sigamos! Una cosa te digo: que no escapará ya se meta en la tierra ya corra a los bosques o al fondo del mar, donde quiera que sea.

(1383-1395)

i

“En una copa incrustada, la reina trajo aguamiel/ y el resto era amable, pero la tensión, la vaguedad en ellos entraba/ pues en tierras de constante peligro habitaban/ y decían lo mismo una vez y otra vez”. El poema completo –en inglés– está disponible en Internet (http://homepage.mac.com/mseffie/assignments/beowulf/wilbur.html)

9

vemos la afirmación más elocuente del código heróico germánico en el poema y esto dignifica el embarque del héroe en una batalla por lejos más peligrosa que aquella que sostuvo con Gréndel. En esta lucha, el monstruo está en su territorio y le saca provecho. Beowulf habría muerto, dice el poeta, de no haber intervenido Dios para permitirle encontrar la espada de los gigantes con la cual despacha a la ogresa. Con la tercera y última pelea frente a un monstruo –contra el dragón, cerca del final del relato– el héroe se encuentra con el más temible de sus enemigos. Y muere a causa de las heridas causadas por la criatura. Esta firme progresión de peligros en aumento provee de la estructura básica e impulso a la narración. Pero otros patrones climáticos embellecen y enfatizan ese motivo central de pruebas cada vez mayores para el héroe. La preparación del guerrero para cada lucha refleja el peligro en aumento de sus oponentes; Beowulf se quita su armadura antes del forcejeo con Gréndel y confronta al monstruo desprovisto de armas; utiliza una armadura y una espada para pelear contra la madre de Gréndel y en un momento se nos dice que su cota de malla le salvó la vida; para la batalla con el dragón tiene un escudo de hierro hecho para él, sin el cual, dice, no sabe cómo podría tener la mas mínima oportunidad contra su atroz adversario. Los discursos que da antes de cada una de estas tres peleas también reflejan la creciente valoración del héroe ante el peligro que enfrenta. En la más elaborada de todas, el poeta crea una audiencia teatral para cada una de estas luchas, y el comportamiento de la audiencia registra vividamente las crecientes y desesperadas probabilidades de cada encuentro. Los daneses que atestiguan la pelea con Gréndel desde una posición estratégica fuera de la sala se encuentran llenos de miedo y aprensión a causa de los horrendos sonidos que escapan de la lucha en el Heorot pero permanecen ahí para regocijarse ante la ruidosa huída del monstruo. Más tarde, cuande los gautas y los daneses esperan cerca del lago en el cual se ha sumergido Beowulf para buscar a la madre de Gréndel, quedan tan desalentados al ver sangre emergiendo del agua que pierden las esperanzas de ver a Beowulf nuevamente que entonces los daneses abandonan la vigilancia y regresan desalentados al Heorot. En la batalla final contra el dragón, los hombres que supuestamente deben permanecer al lado del héroe mientras pelea contra la sierpe lanzallamas se aterran tanto con el ataque inicial de la criatura que huyen despavoridos, dejando al rey librado a su suerte (Wíglaf regresa luego). Se ha sugerido que este calculado uso de la audiencia teatral en la descripción de las luchas contra monstruos no sólo mantiene una medida objetiva del engastado peligro del héroe en sus tres encuentros sino que también proporciona un tipo de tensión o incertidumbre secundaria que compensaría el hecho de que la audiencia del poeta supiera el resultado de cada lucha de antemano (puesto que el poeta anunciaba el resultado de cada batalla antes de su inicio, es de suponer que por el hecho de estar usando historias tradicionales conocidas por el público) y que no se encontrarían preguntándose con excitación por el final de los combates. Las secuencias engastadas de la estructura narrativa se ven duplicadas ocasionalmente al nivel de la dicción. En alguna oración que establece el destino incierto de la embarcación fúnebre de Scyld, las expresiones concertadas con señor i acentúan la incapacidad humana de imaginar el destino de los muertos: No hay en verdad un señor en la tierra, un sabio varón, que sepa decir quien obtuvo esta carga.

(50-53)

En el intercambio de Beowulf con el segundo de Hródgar, Wulfgar, hay una distinguida repetición de epítetos complementarios para el rey que sugiere hábilmente la dignidad del emplazamiento real. Beowulf dice: Expondré mi proyecto a tu gran soberano, al hijo de Halfdan, al noble señor, si el egregio monarca nos da su permiso

i

Men en el original.

10

y benigno conciente

que entremos a verle.

(345-347)

A lo que Wulfgar responde: «Yo diré tu deseo al caudillo danés, al noble skyldingo, al bravo señor dadivoso de anillas, llevaré tu recado al egregio monarca;

(350-353)

El recuento de títulos tan pausado sugiere que esta es una sociedad bien civilizada en la cual los hombres “conocen los usos de la corte”. Y al final del poema la sombría sucesión de epítetos para el rey muerto le confiere peso ceremonial a los versos de clausura del poeta: afirmaban que fue de entre todos los reyes el más apacible y amante del pueblo, el más amigable y ansioso de gloria.

(3180-3182)

Además de las varias clases de ornamentos de dicción en Beowulf –las aposiciones que construyen un sentido, los importantes compuestos de palabras, los kennings y fórmulas– está el importante ornamento adicional de la forma del verso. El metro hace quizá más que cualquier otro recurso por darle a Beowulf ese placer estético especial de la poesía, la sensación de control artístico sobre los variados, vívidos y a veces turbulentos contenidos. La constante imposición de motivos y disciplina del poeta en todo lo que según él expresa los temas elevados de Beowulf, las luchas continuas contra lo natural, lo agreste y caótico del mundo contra el orden y control humanos. El lector (u oyente) probablemente se ve afectado más de lo que puede advertir concientemente por la firme y elegante operación de restricción métrica que controlan el relato del poeta acerca de las depredaciones del dragón, de la pena de Hrédel ante la muerte de su hijo, de la inquietante avanzada de Gréndel sobre el Heorot, de la réplica indignada de Beowulf a Unferth o de la cadencia en la explicación del funeral del héroe al final de la obra. El verso tradicional germánico i se maneja con perfección clásica en Beowulf, y una de las impresiones que perduran luego de haber leído el poema es la de un contenido salvaje y colorido con cambios de humor hacía el júbilo, el horror y el sombrío lamento siendo todos expresados bajo el magistral control del intelecto de un artesano. Todo en el poema está medido y cuidadosamente calculado, desde el discurso más grandilocuente hasta la sílaba más pequeña. Se han despertado preguntas sobre la naturaleza del poema a raíz de la artesanía diversificada e interactiva que está presente durante toda la composición a nivel de estructura narrativa y estilo: ¿son sus orígenes son orales o letrados? En la mitad de este siglo un grupo de eruditos que estudiaba las posibilidades de la oralidad comenzó a sostener que Beowulf y la mayor parte de la poesía del Old English tenía que haber sido compuesta oralmente dado que existen en él muchas expresiones similares o directamente idénticas – las fórmulas– (por ejemplo, “que creció bajo el manto celeste”, “a través lado de las olas”, y “la esperanza le jugó en contra”) y la presencia de aquellas se tomó como prueba irrefutable de que los poemas eran el resultado de improvisaciones orales en lugar de composiciones hechas con pluma en mano. 4 La mayoría de los estudiosos del siglo XIX y anteriores habían asumido que las fórmulas, así como otros rasgos de estilo en la poesía del Old English (incluyendo el metro), fueron sacados en última instancia de la tradición oral, que la poesía de los pueblos germánicos atravesó una etapa oral (que dejó marcas de estilo permanentes) antes del advenimiento de la alfabetización, luego del cual los poetas comenzaron a componer en forma escrita. Pero insistir en que los textos que poseemos de los anglosajones son todos o casi todos prodcuto improvisaciones orales es una afirmación mucho más amplia que algunos están dispuestos a reconocer. Una consecuencia de esta i

Según explica Michael Alexander en su introducción a Beowulf, este tipo de verso consiste en dos mitades o hemistiquios separados por una cesura, y cada una de estas mitades tiene dos sílabas poderosamente acentuadas, aliterando la tercera con la primera y la segunda. El primer sonido de la tercera sílaba acentuada (primera del segundo hemistiquio debe aliterar con el primer sonido de al menos una de las sílabas tónicas de la primera mitad. La última sílaba tónica, comúnmente, no debería aliterar con ninguna dentro del mismo verso: «feasceaft funden;// he þæs frofre gebad». Alexander, M. (trad) Beowulf, a verse translation. Londres: Penguin Books, 1973, p.47.

11

asunción sobre el origen oral es la devaluación de la maestría artística del poema ya que mucha gente supone que la poesía compuesta bajo las presiones de la improvisación no podría contar con la cuidadosa planificación y la sutil maestría que tienen las composiciones escritas, en la cual el poeta puede hacer una larga pausa antes de dar el acabado a cada verso y puede revisar lo que ha escrito. Puede que uno encuentre en el escolio de las muchas ediciones y críticas del poema la advertencia de que no hay que esforzarse demasiado por sacar el significado preciso de una frase dada ya que “son meramente formulísticas”, es decir, un clisé utilizado en una composición oral. La lógica subyacente a esta asunción es que cualquier fórmula repetitiva está condenada a carecer de un significado preciso, lo cual es cuestionable. Nada puede ser más formulístico que la declaración del juez “Por la presente os sentencio a la horca; que Dios tenga piedad de vuestra alma”, pero es probable que una persona a la que se le dirija tal fórmula la considere imprecisa o “simplemente una fórmula”. Los que insisten que el verso en Old English, incluyendo a Beowulf, es propio de una improvisación oral le dan poca importancia al hecho de que toda la poesía que conocemos de este período nos ha llegado sólo mediante textos escritos y demuestran poco interés en estudiar los manuscritos en los cuales se conserva toda esa poesía. ¿Los manuscritos parecen apuntes de un trovador errabundo o la transcripción apresurada de la performance de algún improvisador, o acaso sugieren algo más? Quizá sea tiempo de retrotraernos a las palabras de W. P. Ker, un crítico y erudito hondamente versado en literatura oral y escrita de la Edad Media y que estuvo interesado en familiarizarse con los manuscritos en los que sobrevive la literatura: Beowulf y Waldere son las obras de un hombre culto y, sin lugar a dudas estaban previstos para ser leídos. No es como en el caso e la Edda Mayor i , una colección de poemas orales. Puede que esta condición sea accidental, pero en el caso de los libros anglosajones, ya sea por su escritura a mano o su forma, tienen el aire de bibliotecas y aprendizaje en torno a ellos, de riqueza y dignidad. Las generosas páginas del manuscrito Junius en la biblioteca Bodleiana (manuscrito Caedmon) pertenecen a la esfera culta. El de Roland que está cerca de aquel es una copia inintencionadamente barata. El manuscrito de Beowulf, aunque no tan refinado como el Junius, fue concebido como un libro para ser leído. Por su aspecto, uno lo imaginaría ubicado naturalmente dentro de la biblioteca de un gran caserón o de una escuela monástica; los contenidos del mismo producen la misma asociación; en su forma presente no pertenecen a los incultos. 5

Ker piensa claramente que estos “libros para ser leídos” se compusieron por escrito (luego continúa debatiendo sobre los escritos cultos en los cuales se basa Beowulf), y si se le pide que explique la presencia de fórmulas en el poema anglosajón es posible que diga que la poesía escrita en inglés se modelaba en torno a un estilo que había evolucionado en la poesía oral, al igual que Milton cuando escribió Paraíso perdido, incorporando las fórmulas e invocaciones de un estilo originalmente oral de la epopeya clásica. Probablemente nunca vamos a contar con evidencia suficiente o argumentos que persuadan a cada erudito de que Beowulf tuvo talo cuál origen y quizá la pregunta no tenga una importancia tan primordial si la convicción que uno tenga sobre la génesis del poema no lo ciega ante sus evidentes cualidades estéticas. Algunas tradiciones orales son capaces de lograr sutiles y elaborados efectos narrativos y estilísticos; si alguien que adhiere a la teoría oralista acepta que el poeta de Beowulf poseía tales capacidades para lograr delicadeza estilística entonces su teoría sobre los orígenes del poema tiene poca importancia. Mientras que reconozcamos la astuta síntesis de forma y contenido para producir un efecto coherente y emotivo, poco importa si el proceso de creación fue producto de una mente con brillante espontaneidad mozartiana (y en sí mismo resultado de años de disciplinada artesanía) o de una larga y trabajada revisión. Con frecuencia, para el lector moderno Beowulf parece a la vez profundamente autóctono y extraño. El relato en sí posee encanto universal y las voces de los personajes tienen algo inconfundiblemente inglés con su combinación de elocuencia y entendimiento, su melancolía y su firme resolución. Pero la forma en que el narrador cuenta la historia i

Conjunto de poemas islandeses reunidos en el Codex Regius del siglo XIII, también en verso aliterado como Beowulf.

12

tiene muchas cosas desconocidas. Su amor por los contrastes y digresiones, los saltos cronológicos y la imposibilidad de mantener un relato sencillo nos recuerdan que la imaginación germana no estaba condicionada por aquellos preceptos del mundo clásico que erróneamente hemos tomado por universales (por ejemplo el concepto aristotélico de “introducción, nudo y desenlace” o el concepto de decoro). Al leer el poema debemos estar abiertos a los refinamientos estéticos de una sensibilidad bárbara que no había sido encorsetada por las reglas de Grecia y Roma. Para el poeta de Beowulf, parece tener especial importancia el contraste dramático en lugar de la sucesión lineal de tramas. Su relato de victorias gloriosas y despedidas melancólicas, de esplendor en el mundo pagano sin esperanza es como escuchar solamente los dos primeros movimientos de la sinfonía Eroica de Beethoven y nada más; un alegro con brio seguido de una marcha fúnebre. Esta historia triste e inspiradora se cuenta con la entonación de un narrador que habla a una audiencia anglófona, la cual contempla a Beowulf, Hygelac, Hildeburh y Hródgar con sentimientos mezclados de parentesco y lamento. Los anglosajones debieron sentirse orgullosos de escuchar sobre el coraje, la resistencia y heroica resignación de sus ancestros y debieron admirar la resolución de los pueblos que aguantaron tanto en un mundo pagano y desesperanzado que requería una entereza que ningún cristiano podría demostrar jamás. La terrible finalidad que tiene el funeral de Beowulf para los anglosajones era perdonada por su aceptación del consuelo cristiano. Los lectores modernos del poema quizá no disfruten la misma complicidad o creencias compartidas que unieron a la audiencia original. Las certezas que sostuvieron a veintenas de generaciones desde los tiempos anglosajones hasta los nuestros han sido conmovidas desde sus cimientos por revelaciones científicas, dudas religiosas y traumas de la historia contemporánea. Quizá ocurra que nosotros, más que la audiencia para la cual fue creada Beowulf, sentimos una íntima cercanía con esos desesperados hombres de antaño y es posible que aprendamos algo de su heroica aceptación.

Notas Las Fuentes relevantes (en su mayor parte escandinavas) se encuentran convenientemente reunidas y traducidas en Beowulf and its Analogues, trad. G. N. Garmonsway y J. Simpson (Londres, 1968) 2 La edición estándar es Porsia, F. (ed) Liber monstrorum. Bari, 1976. no existe edición o traducción inglesa de la obra, aunque el capítulo más relevante puede hallarse en Beowulf and its Analogues, p. 113. para la fecha de origen del texto, véase Lapridge, M. “Beowulf, Aldhelm, the Liber monstrorum and Wessex”, en: Studi medievali 3er ser. 23 (1982), 151– 92. 3 Richard Wilbur: Poems 1943–1956, Segunda edición (Londres, 1964), p. 68 (extraído de Ceremony, 1950) 4 Las obras más citadas sobre este tema son : Magoun, F. P. “The Oral-Formulaic Character of Anglo-Saxon Narrative Poetry”, en: Speculum 28 (1953), 444–67; Lord, A. B. The Singer of Tales (Nueva York, 1960) y Opland, J. Anglo-Saxon Oral Poetry (New Haven, CT, 1980). 5 Ker, W. P. The Dark Ages. Edimburgo: William Blackwood, 1904. (Reimpresión: Nueva York, 1958), pp. 162–3 1

Traducción de Lucas Gagliardi para uso de la cátedra de Literatura inglesa Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación – UNLP Año 2009

13

Here are some of my best assignments from 40 years of teaching. Contact me if you have questions or comments. (Email or Home Page.) You may also be interested in copies of the various Handouts available on another page.

If you download or print anything from this site, please consider making at least a $10.00 donation through PayPal.
I can maintain and expand this website only with your help.


KindApproximate Time
All the Light We Cannot See by Anthony Doerr -- Reviews, discussion questions, audio and video links, and recipes for a Book Club approach to this deftly researched historical novel.1 to 2
weeks
Advanced English Genre Packets, Focused Presentations, Useful Links, and More -- Developed as reference materials or one-hour focused workshops.
Reference
Advanced World History Resources -- Includes Suggested Reading and Movies, John Green’s Crash Course History videos, Epic Rap Battles of History, and Amy & Herb’s History Teacher Music Video Parodies.


Reference

Autobiography Portfolio -- 50+ autobiographical writing assignments (originally designed for sophomores) cover exposition, description, narration, and argument. Each one is short, non-intrusive. Individual assignments can also be used as character autobiographical activities for litarary works. For example, Holden’s Personal Alphabet.

1 a day
& 1 week for final format

Beowulf -- This page includes Reader Response Journals for specific sections of the full epic and extra credit assignments for the desperate. Extensive links for further study and images from the graphic novel are also provided.

6 class periods

Billy Budd by Herman Melville -- Assignments for both regular and Advanced Placement classes. Activities for the movie emphasize civil disobedience and the law. Enrichment includes Britten’s opera and contemporary songs.

2 weeks

Biography Projects-- Adapted from a yearlong research project, this unit offers that full set of assignments or individual projects that can be used for less extensive research. Includes directions and rubrics.

varies

The Book of Qualities -- J. Ruth Gendler’s book inspires student writing by personifying abstract qualities. Includes an assignment handout and samples from the book.

2 class periods

Calligraphy Projects -- general guidelines, several special projects, alphabet sentences to practice, links, and student samples. These projects focus on language in a new way -- ah, synthesis!

ongoing

Catcher in the Rye by J. D. Salinger -- One to two weeks to read. Activities included might take a week of classtime. Use the links provided to help enrich your reading experience.

3 weeks

Career Workshop -- Career exploration project based upon PSAT and PLAN test results. Includes signing up for My Roads, taking the ORA Personality Profile, completing Career and College surveys, writing and researching a Career Essay, and preparing a resume.

5 class hours

Using Catalogs-- Don’t Throw that Away: Using Free Catalogues to Teach Almost Everything English (Fall 2010 OCTE Presentation).

1-2 class hours

Classical Literature -- Several online activities for studying classical literature and art. (Special instructions and samples for the Coat of Arms and the Postcard Project.)

Semester
Course

Current Events -- Links and handouts for a year-long ongoing project.

ongoing

Cyrano de Bergerac by Edmond Rostand -- Activities for Cyrano de Bergerac itself and for the adaptation Roxanne. Page includes poster illustrations, creative projects, study guides, links to theater guides, handouts, and video links.

10 class
hours

Doctor Faustus by Christopher Marlowe -- Intense Study Guide for the Christopher Marlowe play. My all-time favorite play to teach -- even over any Shakespearean play!

2 weeks

Everyman -- This page includes links to online versions of the play, study questions, composition assignments, and creative writing options. Teacher's Guide includes links to other medieval plays and their performance.

3 class periods

Fairy Tales: Literary Analysis for All Ages -- Brainstorming, freewriting, theme statement, synopsis, classification, analysis, application, evaluation, and creative writing, too.

5 to 10
class hours

Film Studies -- Teach essay writing, internet search strategies, research skills, parenthetical notation, and critical analysis through film review. Focuses on classic film genres and how to view them.

Semester Course

Grendel by John Gardner -- A critical overview, chapter-by-chapter study questions on the novel, links to John Gardner's famous letter, critical articles, and astrology references. Includes information about Julie Taymor’s production of Grendel the Opera.

2 weeks

Thomas Hardy Poetry & Novels -- Activities for Far from the Madding Crowd, The Return of the Native, The Mayor of Casterbridge, Tess of the D’Urbervilles, Jude the Obscure, and numerous poems. Includes three previous AP Literature Exam prompts.

Varies

Heart of Darkness by Joseph Conrad -- Best of the Best. Literary Analysis section covering five major critical stances as small group research and writing appropriate to fourth week study. Includes activities for Apocalypse Now.

3-4 weeks

How to Read Literature like a Professor -- Short writing assignments for each chapter. Your responses may be informal and you may also use films for your examples. Written assignments will be due the first day of class, so see the Taboo List to avoid any formatting penalties. Do not waste time and effort re-writing for neatness; use proofreading marks for corrections. Now updated for the second edition.

Summer

The History of the World in Six Glasses by Tom Standage -- Study Questions, Map Activity, and Projects for recommended DoDEA Honors 9 and 10 Integrated Social Studies and English summer reading. Also includes directions for annotations, reading response journals, and alternative reading assignments.

Summer

Invisible Man Online -- Includes teacher materials, notes, motif strands, art, music, sound clips, critical articles, links to background resources, assignments, and handouts. Focuses on major motif -- dreams, family, music, significant objects, oratory, paper, power, sex, violence, and vision. Also links to student sample webpages, PowerPoints, and decorated pages (Humament style).

5 weeks

Look Magazine’s “They Made Our World Series” by Leo Rosten -- I remember reading these as a sixth-grader. Seductive opening lines immersed me in Rosten’s powerful 1000-word biographies, subtly crammed with content, evocative, memorable. Better known for his Yiddish tales, Rosten rocks prose. Almost impossible to find today.

Whenever

“The Lady of Shalott” by Alfred, Lord Tennyson -- More Than You Ever Wanted to Know about teaching this poem. Includes links to artwork, criticism, and derivative writing. Check out the links to additional allusive artwork.

2 class periods

Macbeth by William Shakespeare is my favorite play for all levels of English. Worksheets, daily assignments, major essayss, creative projects, and a controlled research paper.2 to 3
weeks
Monuments Men is a contemporary movie based upon historical events of World War II, with an excellent opportunity to open discourse on what art is, what art is worth saving, and at what costs. Excellent primary resources are available to construct a synthesis question for AP Literature or a DBQ for AP US History.

1 week

Markings -- A pre-writing strategy based upon Dag Hammarskj�ld’s autobiographical fragment, Markings. Arbitrary restrictions on a brainstorming list force such critical thinking that it almost always produces thoughtful writing topics.2 class periods
The Old Man and the Sea by Ernest Hemingway -- Links, reviews, centennial perspectives, style assignments, an essay assignment, and a sample essay

5 class hours  

Poem-a-Day: National Poetry Month and Online Resources are used for Poetry Immersion in preparation for the AP Literature exam. Using a carefully selected daily poem to foster deep reading and prompt focused writing, students can review major poetic techniques and forms.

1 a day for
April

Poetry & Paintings -- This website, captured and re-posted here, from Emory University offers connections to Ekphrastic Poetry. In modern usage, the vivid literary description of a specific work of art, such as a painting, sculpture, tapestry, church, etc.

Varies

Poetry Presentations -- Using LOVE poems, students apply poetic terms and analyze the effect of poetic elements. Directions, handouts, and student web pages.

5 class hours & lab time

The Prince by Niccolò Machiavelli -- Non-fiction analysis appropriate to history and government, as well as a background for study of later Shakespearean works. Some of my personal best assignments!

1 week

Poet Research Project -- A research project on the life, the works, and the time period in which a significant poet lived. Includes directions, links, and handouts. See also the Advanced English Senior Research Project, an analysis of a major literary work

Six Weeks
Ongoing 

Projects for Reports -- Creative projects for any subject, with grading checklists. My old “50+ Ways of Sharing Knowledge” improved by collaboration (developed with Sandy Bahan, Linda Kramer, and Walt Shaw).Homework
3 or 4 days
Root Words: Getting to the Root of Vocabulary -- Covering two or three roots a day, all year, students improve their ability to figure out the meanings of words. Tests are given every ten roots until 120 roots are covered.

All Year

Best of Shakespeare -- Shakespeare’s life and times, theater performance guides, best sites, infographics, PowerPoints, movie guides, Shakespearience poster, fun (including the famouus Twitter Shakespeare), and more. Materials to help teachers introduce any of Shakespeare’s plays.Varies
Why the Mystery? Why Sherlock? -- From one story to several, from the original to myriad adaptations, from theses to analyses. Worksheets, powerpoints, videos, an extensive extended reading list, and general genre activities. Some fun, too.Varies
Six-Word Memoirs -- Assignments based on Smith magazine’sbooks and website. Includes links, assignment sheets, grading checklist, examples, and adaptations for novels and historical figures.3 or 4 days
Writing the Synthesis Essay -- A collection of prompts for the synthesis essay and instrustcions for studdents to research a topic, create a packet, write their own and develop a grading rubric.Varies
Think Different -- Based on the 1998 Apple series of posters, three brief biographical research activities.3 or 4 days
Travel: You Deserve a Break Today -- Research and composition unit that includes 14 activities.2 weeks
True West by Sam Shepard -- Two diabolically-opposed brothers, the myth of the American West, Hollywood, dysfunctional families, coyotes and toast. So much fun to teach!1-2 weeks
Zoot Suit by Luis Valdez -- From the moment El Pachuco glides on stage, we are drawn into a jazzy savvy world of rebellion. Valdez weaves music, slang, dance, and fashion into a fascinating tale of cultural pride, creative spirit, self-determination. Movie version fascinates with its use of creative staging.1-2 weeks

If an activity uses the internet as a teaching resource, I have provided links, so please let me know if any links are incorrect. Updated 11 December 2017.

If you download or print anything from this site, please consider making at least a $10.00 donation through PayPal. I can maintain and expand this website only with your help.

Home.

0 Thoughts to “Homepage Mac Com Mseffie Assignments Beowulf Epic Html Tags

Leave a comment

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *